“Tu Dinero con Julie Stav”, el show de Radio que ha cambiado tantas vidas para siempre.

Somos tantos los que llegamos a este país desorientados, en busca de un sueño, del que muchos hablan, pero nadie nos dice “por donde se comienza”… o cuál es “el rumbo que debemos tomar.”

Para mí, (como en el caso de muchos y cada vez más hispanos) todo comenzó a principios del año 2001, escuchando la voz de alguien que por primera vez nos decía que sí se podía y que el mundo del dinero no era sólo para ricos, o para los que visitaban con frecuencia las casas de Wall Street. En ese entonces era una sola vez por semana, y en calidad de invitada al show de una de las estrellas de la Radio.

Más tarde se materializó algo que para muchos era un sueño, un programa radial con frecuencia periódica en las ondas nacionales de Univisión, y cada sábado esperábamos  con ansias “aquella lección de cómo dar el próximo paso”, de cómo enfocarnos, de cómo hacer que lo que soñábamos si era factible, era realizable. Por aquel entonces, muchos como yo, sabíamos que aquello era como descubrir un tesoro y no dudaron en convertirlo en su propia escuela, unos lo grabábamos en tape para repasarlo durante toda la semana a manera de lecciones, otros mantenían su cuaderno de notas y hubo hasta quien pidió quedar en “hold” al teléfono para escuchar el show, porque en su ciudad por aquellos días no se escuchaba la cadena de emisoras, y todavía no se transmitía a través del internet.

Son tantas las vidas que ha cambiado para siempre el show radial diario Tu Dinero con Julie Stav y tantos los testimonios de soñadores convertidos en hombres, mujeres y familias de éxito gracias a ese show que, para muchos pudo parecer rutina al principio, pero para tantos –y cada vez somos más– fue una universidad para crecer y ayudar a los que vienen detrás con sueños de un futuro mejor para sus familias, en el país de la empresa libre, las oportunidades y las inversiones.

Hoy día, este inmigrante que comenzó recogiendo latas de soda cuando todavía no tenía papeles para trabajar legalmente en Estados Unidos, se ha convertido en uno de los inversionistas más seguros en el mundo de los hispanos que hablamos el inglés con acento, que se transformó de arquitecto que diseñaba planos de ciudad, en inversionista emprendedor que, entre otras cosas co-administra un fondo mutuo en Wall Street, gracias a las palabras motivadoras y educativas de Julie Stav cada día en la radio nacional.

Más tarde dejé atrás los planos de arquitectura para seguir este sueño ya hecho realidad que, a su vez, tiene una nueva misión: “seguir educando a los que quieren y quizás sienten que necesitan la ayuda, a los que sueñan como lo hice yo, hace más de quince años”, porque hoy, también son muchos los que me siguen, y saben que soy un alumno de la maestra Julie, con intenciones sinceras y humildes de dar la mano a todo el que quiera poner de su parte para salir adelante.

La escuelita de Julie Stav, (como muchos le hemos llamado con cariño) tiene implicaciones cada día más grandes y positivas en los hispanos alrededor del mundo (muchos escuchan el show por internet en los rincones más inimaginables del planeta), en los del ITIN que han encontrado en Julie una madrina, en los que nacieron en este gran país y desean ayudar a sus padres, en los que quieren un futuro de estudios superiores con dignidad para sus hijos, en los que crecieron y siempre encontraron cerrada la “misteriosa” puerta de las oportunidades en el mundo de las inversiones, que ha estado abierta sólo para los que tienen mucho, pero casi nunca para los que llegamos a esta tierra con una mano atrás y otra delante, arriesgándolo todo, hasta nuestra vida, por un sueño.

En mi caso particular, ha sido tan importante el impacto de Tu Dinero con Julie Stav, que lo más grande que tengo en la vida, mi hijo Julián, lleva su nombre gracias a Julie.

Dudo que existan programas radiales que hayan producido impactos tan importantes y positivos en tantas vidas como Tu Dinero con Julie Stav.

— Mario Medina y Familia

…Y como siempre digo, el mundo de las inversiones tiene oportunidades para todos por igual, pero se necesita disciplina y perseverancia, porque se trata de una carrera de resistencia, no de velocidad. Cuando te conviertas en un ganador consistente, dedica una parte a tu iglesia, a tu comunidad, a tu institución caritativa de preferencia, esa es la fórmula de la buena energía, para seguir creciendo, sin límites. Ese ha sido también el mensaje motivacional diario de Tu Dinero con Julie Stav.

@

No activo recientemente